L Arginina

L-Arginina: 7 Propiedades y beneficios

La L-arginina es uno de los 20 aminoácidos que forman las proteínas del cuerpo humano y es fundamental para multitud de funciones de nuestro organismo. La L-arginina es considerada un aminoácido condicionalmente esencial; es decir, se vuelve esencial en determinadas ocasiones.

Aunque el cuerpo humano es capaz de sintetizarla a partir de la citrulina, en muchas circunstancias esa síntesis no es suficiente para cubrir las demandas; especialmente en personas que realizan algún deporte, que sufren de estrés o padecen alguna infección.

La L-arginina se encuentra de forma natural en determinados alimentos, tanto en pescados, mariscos y moluscos, como en frutos secos, carne, chocolate, soja, lentejas, huevos y en algunas frutas y verduras.
Como suplemento alimenticio, la L-arginina tiene como función principal la de ser un precursor del óxido nítrico, lo que favorece la vasodilatación y hace que la sangre transporte mayor cantidad de nutrientes y de oxígeno.

Propiedades y beneficios de la L-arginina

La L-arginina es una de las primeras elecciones para aquellos deportistas que buscan activar sus músculos y darles un aspecto más grande en los entrenamientos de fuerza. La toma periódica y duradera de este suplemento ayuda a maximizar los objetivos deportivos y resulta beneficiosa para varios aspectos de la salud. Aquí te enumeramos algunos de sus beneficios.

1. Estimula la liberación de la hormona de crecimiento: Esta hormona es sintetizada en la glándula pituitaria y se encarga de todos los procesos de crecimiento, incluido el crecimiento muscular. La hormona de crecimiento es la única sustancia que puede multiplicar las células musculares del cuerpo. El entrenamiento de fuerza estimula su secreción, pero tomando un suplemento de L-arginina se puede aumentar la producción de la hormona de crecimiento en más de un 100 %.

2. Estimula el desarrollo muscular y la quema de grasa: Cuando se combina con el entrenamiento de fuerza, la L-arginina puede ayudar a aumentar la masa muscular. La mejora en el suministro de nutrientes tiene como resultado un aumento inmediato del rendimiento al entrenar. A mediano plazo, esto permite aumentar más rápidamente los pesos al entrenar, lo cual estimula el desarrollo muscular. Además, existe evidencia científica de que la toma diaria de L-arginina ayuda al mismo tiempo a reducir la grasa corporal.

3. Facilita la recuperación física de los deportistas: La L-arginina ayuda a eliminar el amoniaco que se origina en los músculos tras la realización de ejercicio anaeróbico. Ese amoniaco se convierte en urea y es enviado al exterior por medio de la orina. Además, la L-arginina potencia la síntesis de colágeno lo que acelera también la recuperación en las articulaciones.

4. Fortalece el sistema inmunitario: La L-arginina fomenta la reproducción de linfocitos. Además, la transformación de la L-arginina en óxido nítrico estimula el sistema inmunitario. Su efecto antibacteriano y sus características químicas especiales, penetran muy bien en las paredes celulares y pueden combatir rápidamente los focos infecciosos.

5. Mejora la función sexual y la fertilidad: La L-Arginina en los hombres aumenta la cantidad y la motilidad de los espermatozoides y aporta mayor cantidad de testosterona. En las mujeres incrementa la funcionalidad del óvulo y el deseo sexual.

6. Dilata los vasos sanguíneos y mejora la circulación: La L-arginina es el precursor del óxido nítrico, que nuestro cuerpo usa como vasodilatador, es decir, como mecanismo para dilatar nuestros vasos sanguíneos. De esta manera, circula más sangre y se logra tener un mayor rendimiento físico.

7. Mejora la cicatrización de las heridas: Suplementarse con L-arginina promueve la cicatrización de heridas, aumentando la resistencia a la rotura y la deposición de colágeno cicatricial.

La L-arginina en el deporte y la actividad física

Cuando se realiza alguna actividad física, suplementarse con L-arginina puede traer numerosos beneficios para la salud. Como ayuda ergogénica, su consumo estimula la síntesis de óxido nítrico para proporcionar mayor flujo sanguíneo al músculo y lograr mayor aporte de nutrientes y oxígeno.

La L-arginina también reduce la concentración de ácido láctico, la fatiga y mejora la recuperación y la resistencia muscular. Además, estimula la síntesis de hormonas anabólicas, para alcanzar un mayor desarrollo muscular en los deportistas.